Adviento

De pequeña, para mí el adviento eran unas chocolatinas “a cuenta gotas” los días antes de navidad… y sin embargo ahora inmersos en una crianza consciente ha cobrado un sentido mucho más profundo.

Redescubrir celebraciones es uno de esos maravillosos regalos que demuestran que seguimos creciendo junto a nuestros hijos.

El piloto automático de nuestra sociedad ha llegado a un punto extremo. Nos encontramos por ejemplo plantando un árbol en medio del salón sin saber muy bien por qué o
armando el belén conociendo un poco la historia pero sin ton ni son, en plan: monto el 1 diciembre, desmonto 7 enero y arreando…

Una vida con atención plena implica sin embargo poner también conciencia en lo que celebro, conocer qué simboliza y decidir si es congruente con nuestra manera de entender la vida.

Nosotros por ejemplo NO nos consideramos creyentes en casa, “creyentes” en nada pero sí eclécticos, abiertos y conscientes. Así, ir a la esencia de lo que subyace en las fiestas navideñas nos ha ayudado a desligar la celebración de la huella religiosa y dotarla de un verdadero sentido espiritual para nuestra familia.

Cuando analizas un poco más a fondo, terminas por darte cuenta de que la mayoría de tradiciones cristianas que nos llegan, suelen ser celebraciones que ancestralmente estaban vinculadas con el ritmo de la naturaleza, con la atención plena de lo que nos rodea pero que con el paso del tiempo las religiones fueron absorbiendo con metáforas acordes a sus creencias.

Fíjate si no… “adviento viene del latín “adventus” que significa “la venida” y comienza el domingo más cercano al 30 de noviembre. El anillo o corona con el que se celebra, confeccionado con ramas de árbol perenne y decorado con velas era ya un símbolo en el norte de Europa mucho antes de la llegada del cristianismo, que al igual que con otras tradiciones acabó siendo integrado en su simbología. Su forma circular es una representación universal relacionada con el ciclo ininterrumpido de las estaciones, mientras que las hojas perennes y las velas encendidas significan la persistencia de la vida en mitad del duro y oscuro invierno.”

Vivimos en un mundo de procesos cíclicos y año tras año el adviento es una invitación a reconectar con nosotros mismos.

Vamos al lío… ¿Cómo celebramos en Babia el adviento?

Como un camino que nos permite llegar a la Navidad poquito a poquito digiriendo y permitiendo: a los niños, ser conscientes de lo que está por venir, osea sin colmarlos abruptamente de luces y regalos y permitiendo: a los adultos, la reflexión y el trabajo personal. Esta manera que te planteo va muy acorde a la Pedagogía Waldorf y al igual que en sus escuelas, todo esto que te explico a continuación:

NO ES PARA EXPLICÁRSELO A LOS NIÑOS. Es para vivirlo como adultos.

La manera de transmitirlo es simplemente con nuestra presencia y actitud, estarás así sembrando una tradición de autocuidado en tu familia.

crecerenbabia

Empecemos, prepara ya la corona de adviento y el belén. 🙂

La corona tiene que tener mínimo 4 velas (preferiblemente de los colores: azul, verde, roja y amarilla). La idea es encender una de ellas cada domingo antes de navidad. En otros tiempos, había una vela pequeña para encender cada día de la semana y las grandes los domingos.

Una vez que encendemos la vela, aprovechamos el momento de recogimiento para montar el belén. Un belén que irá creciendo poco a poco, semana a semana y que de forma metafórica nos recordará aquellos aspectos personales sobre los que son importante poner atención. Se trata pues de un belén desligado de la simbología cristiana y más ligado con un renacimiento personal interior.

Primera Semana:

En la corona encendemos una vela azul, símbolo de silencio y paz.
En el belén nos centramos en el elemento TIERRA. Colocamos las piedras, la arena… representando el reino mineral y nuestra conexión con el mundo físico.

Nuestro trabajo interno se focaliza en la paciencia, la fuerza de voluntad y la constancia. Caminamos con conciencia plena hacia el invierno

Segunda Semana:

En la corona encendemos la vela azul de la semana anterior y una vela verde. Representando esperanza para el corazón silencioso y atento.

En el belén nos centramos en el elemento AGUA y colocamos con delicadeza: plantas, musgo, madera, agua… representando el reino vegetal y su relación con el mundo etéreo, impregnándonos de su flexibilidad, trabajamos nuestro tono de voz, el respeto al silencio,
conectando con nuestro interior con nuestra voz única y genuina, nos damos cuenta de que no estamos solos: yo soy porque nosotros somos (ubuntu)


Tercera Semana:

En la corona, a las velas azul y verde se añade la amarilla, símbolo de luz y calor interior. En el belén representamos el mundo ANIMAL, colocando todas sus figuras:  ovejitas, patitos… y su relación con el alma del mundo y el elemento aire.

Cuarta Semana:

En la corona se añaden a las otras velas, la vela roja, el amor verdaderamente puro.

En el belén se colocan a María y José y a los pastores que simbolizan la figura humana.

Durante los siguientes días y hasta que llegue el día navidad iremos día a día avanzando las figuras de María y José hasta el portal. Igual que después del día de navidad serán las figuras de los Reyes Magos los que irán avanzando.

Día de navidad:

Es este día cuando colocamos a Jesús en el pesebre.

Representando la conexión con nuestra propia espiritualidad.

Reflexionamos tras estos días de adviento en como lo espiritual está presente en nosotros mismos y es a través de nuestras obras y acciones que se materializa.
María embarazada, José y su burrito se aproximaron al portal tras haber recorrido un largo camino. También nosotros después de un adviento de trabajo emocional, renacemos.

4 comentarios sobre “Adviento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: