Desmontar la navidad

Desmontar la navidad es un ritual al que pocas veces se destina la atención y el cariño necesarios.

Si os dais cuenta pasamos meses anticipando la llegada de estas fechas. De hecho, los centros comerciales ya se encargan de que desde octubre o noviembre nos vayamos preparando para gastar.

Pero no atendiendo tanto al lado consumista del asunto,si no yendo un poco más allá, tenemos festividades previas a la navidad que ya nos anunciaban que se acercaba.

Y sin embargo: pasan los reyes magos y nos encontramos con dos tendencias a) dejar el árbol y los adornos plantados durante un mesecito más… o b) terminar abruptamente, recoger todo y al día siguiente al cole «como si no hubiera pasado nada»

Todo esto tiene mucho que ver con lo que en psicología llamamos proceso del duelo. Y es que el duelo no es sólo ante la muerte de alguien. Vivimos constantes pérdidas en nuestras vidas y el día a día está lleno de despedidas ante cosas materiales e inmateriales. Como nos relacionamos con estas pérdidas habla también de como nos relacionamos con nosotros mismos.

Es importante acompañar a los niños al acabar con un momento tan intenso como las celebraciones navideñas, repletas de estímulos en todas direcciones. E igual que di toda su importancia al calendario de adviento preparándonos para recibir la navidad, quiero hablaros también ahora de cómo despedirla.

Los niños son sensibles a los más pequeños cambios y dada su dificultad para expresar lo que sienten, a menudo lo manifiestan a través de somatizaciones. No es extraño que en esta época, al volver a las clases, aparezcan dolores de cabeza, o de barriga.

No se trata de un engaño, no se trata de querer llamar la atención. En la somatización siempre hay un conflicto emocional que al no poder expresarse verbalmente, se manifiesta físicamente con un dolor real (no es ficción, le duele). Si atendemos por ejemplo a la biodescodificación, la cabeza simboliza los pensamientos, lo que hace de nosotros lo que somos y las cefaleas (funcionales) se despiertan en historias en las que buscamos dejar de hacer algo o cambiar lo que estamos haciendo, (quizás avanzar demasiado rápido sin cerrar una etapa) sentirse impotente o desvalorizado ante el clan. No estoy atendiendo a como me siento, no tengo un espacio para la despedida y me precipito a la vorágine de las cosas.

Por eso es muy importante también como profesionales de la educación tener en cuenta este espacio de regreso.

COSAS A TENER EN CUENTA

despide lanavidad con atención plena
  • Toca el tema aunque parezca que no es necesario.
  • Habla sobre lo que se ha hecho durante estas fechas ( es algo que ya se hace habitualmente) y que sirve para situarse en presente, para recolocar lo vivido.
  • Permite la morriña, incluso la tristeza o enfado de que estas fiestas acaben. Todas las emociones valen pero puedes acompañar.
  • Acoge sus emociones. No dramatices y habla siempre del cambio en términos de superación. En el abrazo es necesario soltar para poder volver a abrazar. Verbaliza deseos sobre las próximas navidades y expresar sobre cómo se plantea el año nuevo.
  • Todo este proceso nos ayuda a acomodar el pasado (al que no tiene sentido aferrarnos porque ya no hay nada que podamos cambiar) mirar el futuro con perspectiva (sabiendo que sólo podemos orientarnos un poco pero que es incontrolable porque aun no estamos ahí) y entonces situarnos ya en el presente.

¿Qué vamos a hacer con la experiencia que ya tenemos para encaminarnos hacia donde queremos ir?

  • Una vez situados en presente es importante que informes de todo aquello que afecte a su vida, lo que sea necesario para que pueda continuar con su desarrollo sin interferencias. ¿Van a haber cambios? ¿nuevas rutinas? no sé, incluso dada la situación en la que estamos con el covid informar de en qué punto estamos con las restricciones, sería interesante.

INVENTA UN RITUAL

  • Encuentra un ritual que recoja todo esto. Los rituales han acompañado al ser humano a lo largo de su existencia y entre sus funciones está el de acompañar en los cambios de etapa.
  • Los rituales promueven el cambio individual, familiar y social. Si no encontramos uno culturalmente transmitido: vamos a crear el nuestro.
  • Fíjate en la dinámica bidireccional del ritual: Hay un cambio y hacemos un ritual y al hacer el ritual el cambio se hace explicito. Es un bastón en el que apoyarnos.
  • No tiene porque ser fijo, ni tener elementos concretos pero sí es preciso que dediques un tiempo a planificarlo y conseguir un verdadero significado personal.

 
RECUERDA: Tener siempre en cuenta la edad del niño, utilizar un lenguaje que él entienda y unos datos que vayan acorde a su nivel de comprensión. Si tú necesitas un ritual más elaborado adelante pero el que hagas con el niño tiene que ser accesible para él.

RECUERDA: trata de hablar tú también de las emociones que te genera esta despedida y participa activamente en todo el ritual, la implicación hará del momento algo genuino y verdadero.


POSDATA: juega.

El juego es una actividad primigenia y básica de todos los seres humanos. El juego es parte natural de las conductas de los niños, ellos juegan incluso en las situaciones más extremas y dolorosas. Es una genial manera de despedirnos. Haz del ritual un juego, el juego es el ritual.

ALGUNAS IDEAS

ESTAS SON ALGUNAS DE NUESTRAS IDEAS TE ASNIMO A INVENTAR LAS TUYAS

igual que para adviento, revisamos las postales que los amigos y familiares nos enviaron en otros años. Ahora releemos las que hemos recibido durante estas navidades y las vamos guardando en una cajita. Hablamos de esas personas, de si hemos podido verlas o no, de las tarjetas que también nosotros hemos hecho para ellos…

Guardamos los adornos del árbol (cada año incluimos uno nuevo) así que comentamos cómo han evolucionado los adornos caseros que hacen con sus manos y dedicamos especial interés al adorno de este año y lo que simbolizaba para nosotros antes de guardarlo.

Recogemos el belén en el orden en que lo pusimos, dejando para el final la figura del niño. Ya os comenté como nuestro belén es metafórico y no religioso, así que hablamos de como nosotros también renacemos en enero con un año por delante para vivirlo con atención plena.

Por último en la cena, encendemos las velitas del centro de mesa navideño y apagamos las velas agradeciendo los momentos de estar juntos que nos han brindado las navidades.

Me encantaría saber de vuestros rituales para desmontar la navidad, #ritualadiosnavidad ¿nos etiquetas? @crecerenbabia del compartir crecemos todos 🙂


Un comentario en “Desmontar la navidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: